Peligros de conducir vehículos bajo efectos del Alcohol

311
0

Ponerse al volante de un vehículo (automóvil, camión, motocicleta o cualquier otro vehículo motorizado) después de consumir alcohol es un delito grave. Beber y conducir a veces se llama conducir bajo la influencia o conducir en estado de ebriedad, e implica operar un vehículo con un nivel de contenido de alcohol en la sangre (BAC) de al menos 0.08 por ciento. Sin embargo, incluso una pequeña cantidad de alcohol puede provocar situaciones perjudiciales. Es posible que algunos conductores ni siquiera muestren signos de advertencia de estar bajo la influencia, pero eso no significa que sea menos peligroso. Es importante recordar que cualquier forma de beber y conducir es ilegal y puede venir con un castigo estricto.



El grupo más grande en riesgo de beber y conducir son aquellos que beben en exceso o tienen problemas con el trastorno por consumo de alcohol. Esto significa que consumen una gran cantidad de alcohol en un corto período de tiempo, lo que los pone en riesgo de sufrir efectos secundarios nocivos. El consumo de alcohol en el torrente sanguíneo demora entre 30 minutos y dos horas. Durante este tiempo, su respiración puede disminuir y sus habilidades cognitivas pueden retrasarse. Debido a esto, siempre es peligroso beber y conducir.

El alcoholismo es una condición que puede tratarse con la ayuda de un centro de tratamiento especializado. Si usted o alguien que ama tiene problemas con la bebida, es hora de buscar ayuda y volver a encarrilar su vida. Llame a un experto en tratamiento ahora para encontrar las mejores instalaciones de rehabilitación que se ajusten a sus necesidades.



Peligros de beber y conducir

Cualquier cantidad de alcohol en el torrente sanguíneo puede afectar su capacidad para conducir. Los efectos del abuso de alcohol varían mucho, lo que lo pone en riesgo de causar un accidente o una lesión en la carretera. La conducción segura requiere la capacidad de concentrarse, hacer buenos juicios y reaccionar rápidamente ante las situaciones. Sin embargo, el alcohol afecta estas habilidades, poniéndote a ti y a otros en peligro.

Además de todo esto, también hay que sumar que si tienes un accidente y logras salvar tu vida tendrás un juicio por alcoholemia, aquí puedes perder tu licencia de conducir por unos meses, años o inclusive de por vida, además de poder terminar preso por varios años o pagar multas de grandes cantidades de dinero. Aquí se deben contratar abogados con experiencia en estos tipos de juicios, para reducir la pena lo más posible, en Madrid, por ejemplo, JR Abogados son especialistas en casos accidentes de conductores con alcoholemia.

Formas en que el alcohol perjudica sus habilidades de manejo:

Tiempo de reacción lento

Cuando el alcohol está en su sistema, afecta la rapidez con la que puede responder a diferentes situaciones. Beber disminuye el tiempo de respuesta, lo que puede aumentar la probabilidad de un accidente. Por lo tanto, si el automóvil que está frente a usted frena repentinamente o un peatón cruza la calle, su cerebro tardará más en procesar la situación y evitar un accidente.



Falta de cordinacion

Beber en exceso afecta sus habilidades motoras, como la coordinación de ojos, manos y pies. Sin habilidades cruciales de coordinación, es posible que no pueda evitar una situación inminente perjudicial. Algunos signos reveladores de reducción de la coordinación incluyen problemas para caminar, balancearse e incapacidad para pararse erguido. Demasiado alcohol puede incluso dificultar el acceso al automóvil y encontrar su ignición.

Reducir la concentración

El alcohol, por mucho o poco que sea, puede influir en su concentración. Con la conducción, hay muchas cosas que requieren su concentración indivisa, como mantenerse en su carril, su velocidad, otros automóviles en la carretera y señales de tráfico. Su capacidad de atención se reduce drásticamente con la bebida, lo que aumenta significativamente la posibilidad de un accidente.

Disminución de la visión

El consumo excesivo de alcohol puede afectar negativamente su visión. Después de beber, puede notar que su visión está borrosa o que no puede controlar el movimiento de sus ojos. La discapacidad visual puede afectar la forma en que juzga la distancia entre su automóvil y otros vehículos en la carretera. Además, es posible que se vean menos objetos dentro de su visión periférica, o lo que puede ver a ambos lados cuando mira hacia adelante.

Inhibir juicio

Tu cerebro controla cómo juzgas ciertas circunstancias. Al operar un vehículo motorizado, sus habilidades de juicio juegan un papel importante en la forma de tomar decisiones. Por ejemplo, debe poder prever posibles problemas y tomar decisiones claras si otro vehículo lo detiene. Su juicio lo ayuda a mantenerse alerta y consciente de las condiciones del entorno mientras conduce.

Cómo los niveles de contenido de alcohol en la sangre afectan la conducción

Un nivel de contenido de alcohol en sangre (BAC) de 0.08 por ciento se considera legalmente afectado. Sin embargo, el alcohol puede comenzar a afectar muchos de sus sentidos después de una sola bebida. No importa las circunstancias, nunca debe beber y conducir. No vale la pena correr el riesgo de ponerte a ti y a otros en peligro.

Aquí hay un ejemplo de cómo su nivel de BAC afecta su manejo:

BAC de 0.02

Falta de juicio, aumento de la relajación, aumento leve de la temperatura corporal, cambios de humor, disminución de la funcionalidad visual, incapacidad para realizar múltiples tareas

BAC de 0.05

Aumento de la falta de juicio, comportamiento exagerado, falta de coordinación, capacidad reducida para detectar objetos en movimiento, falta de alerta, falta de inhibiciones, disminución del control de los músculos pequeños, tasa de respuesta reducida

BAC de 0.08

Reducción de la coordinación muscular, falta de juicio, falta de razonamiento, falta de autocontrol, pérdida de memoria a corto plazo, capacidad reducida para concentrarse, falta de control de velocidad, capacidad reducida para procesar información

BAC de 0.10

Mala coordinación, tiempos de reacción más lentos, capacidad reducida para controlar el vehículo, capacidad reducida para mantener el vehículo dentro de un carril y frenar en los momentos apropiados, dificultad para hablar

BAC de 0.15

Pérdida extrema de equilibrio, control muscular casi nulo, vómitos, procesamiento de información visual y auditiva deteriorado, reducción significativa de la atención a las tareas de manejo.

Además, los accidentes fatales que involucran un nivel de BAC de 0.08 por ciento o más se cobran como muertes por conducir con problemas de alcohol. Aunque la tasa de mortalidad por conducir bajo los efectos del alcohol disminuyó un 27 por ciento entre 2017 y 2018, los accidentes automovilísticos relacionados con el alcohol le costaron a España aproximadamente $ 44 mil millones cada año.



Artículo anteriorArranque y ralenti
Artículo siguienteCarro bota humo blanco al encenderlo?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí